Morteros autonivelantes: la solución para una planimetría perfecta

Los morteros autonivelantes  son una solución óptima para conseguir una planimetría perfecta en la reforma de cualquier espacio interior, y a menudo, este aspecto es muy importante.

Por ejemplo, en la instalación de sistemas de calefacción por suelo radiante, en que el vertido y extendido de este tipo de mortero es imprescindible para el correcto funcionamiento de este sistema de calefacción.

A menudo se busca obtener una planimetría perfecta para instalar parquet, por ejemplo. Pero en el caso de los sistemas de calefacción por suelo radiante, además, se aplican morteros con unas características especiales para sacarle el máximo partido a este sistema, y propiciar un ahorro energético considerable: Un menor espesor de capa, una alta conductividad térmica y la ausencia de juntas, facilitan la transmisión y distribución del calor, mejorando el rendimiento energético.

Cualidades del mortero autonivelante



Las principales cualidades de los morteros autonivelantes son las siguientes:

• Planimetría perfecta, al ser un producto 100% autonivelante.
• Altas resistencias mecánicas: > de 20 N/mm2.
• La ausencia de poros de aire mejora la transmisión térmica y la resistencia mecánica del mortero.
• Capas de menor espesor que los morteros tradicionales (25 a 30 mm) lo que favorece una mejor transmisión térmica.
• Facilita la insonorización y aislamiento, conforme al Código Técnico de Edificación.
• Mínima retracción y fisuración: puede aplicarse en superficies de hasta 1.000 m2 sin juntas de dilatación.

Existen diversas empresas que aplican morteros autonivelantes. No obstante, para conseguir una aplicación óptima lo mejor es contactar con empresas especializadas en pavimentos continuos, que conocen al dedillo el material y sus calidades. Y que conocen las mejores técnicas para aplicarlo correctamente. Porque un mortero autonivelante mal aplicado, no obtendrá la planimetría deseada.

No obstante, cabe destacar que la aplicación de los morteros autonivelantes no requiere de mucho tiempo. Con el equipo humano necesario y las herramientas adecuadas, se pueden aplicar más de 500 metros cuadrados al día, si se trata de una sola planta.